Lágrima de Cristo (Clerodendron thomsoniae)

 

Clerodendron thomsoniae Balf. Sin embargo: Clerodendron balfouri Hort. Nombres más populares: Lágrima de Cristo Familia: Angiospermae-Familia Lamiaceae Origen: Originaria de África. En el caso de la familia Verbenaceae, con los estudios de filogenia los investigadores colocaron el género en esta otra familia.

Descripción

Puede alcanzar más de 3,0 metros de longitud en la rama principal. Muy ramificada, con hojas de tamaño medio, verdes oscuras con nervaduras marcadas, ovales acuminados y flores rojas tubulares de estambres largos, protegidas por cáliz blanco con las sépalas redondeadas y dirigidas a la corola, pareciendo un pequeño globo.

Las flores están reunidas en grandes racimos en las puntas de las ramas.

Deberá recibir en la cueva de plantación fertilización de compuesto orgánico animal y vegetal, harina de huesos mezclados y abono granulado NPK 10-10-10, colocando arena en el fondo para garantizar un drenaje. No se olvida de regar el fondo del hoyo antes ni después de plantado.

Las abonos de reposición se pueden hacer anualmente en invierno, con la retirada de la capa superficial del suelo del cantero o vaso y la adición de compuesto hojas y abono granulado, regando el sustrato siguiente. La misma recomendación de humedecer el suelo del vaso un día antes es válida, pues facilita la tarea de retirada del suelo y la llegada de los nutrientes disueltos en el agua de riego que percolará en el suelo hasta las raíces. Este arbusto es del tipo invasor y necesitará ser controlado por podas, hechas en el invierno, retirando las ramas secas y los que sobrepasaron el límite deseado, así como los que se enrollan en otras plantas. La primavera es la mejor época de hacer la propagación de mudas, retirando ramas terminales aún sin flores y colocando en arena con o sin enraizadores.

También puede ser utilizada la técnica de la alporquia, en la misma época del día año, cuando la planta estará en desarrollo. Los regados deben ser regulares, pero es una planta que tolera bien la sequía y terrenos salinos, pudiendo ser cultivada en el litoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *